Cómo elegir los neumáticos de invierno más adecuados

0
24

Los neumáticos son una de las piezas fundamentales de nuestro vehículo, y es por ello que debemos asegurarnos de que instalamos los más adecuados en cada caso. En esta ocasión vamos a aprender cómo elegir los neumáticos de invierno más adecuados, además de que estudiaremos las principales diferencias con respecto a los neumáticos de verano.

Qué son los neumáticos de invierno y en qué se diferencian de los de verano

Antes de nada vamos a aprender cómo son los neumáticos de invierno, además de que conoceremos las principales diferencias en relación con los neumáticos de verano.

Los neumáticos de invierno son un tipo de neumático que está especialmente diseñado pensando en temperaturas bajas y superficies resbaladizas.

Para conseguir el mejor efecto, se utiliza una mayor cantidad de goma natural, de manera que se logra un neumático más blando, ofreciendo una mejor adherencia y reduciendo el punto de temperatura al que se endurecen.

En definitiva, están pensados para circular en carreteras con hielo, agua, nieve, barro o con una temperatura inferior a lo habitual.

Las principales ventajas de los neumáticos de invierno

Vamos a destacar algunas de las principales ventajas que vamos a disfrutar a la hora de utilizar neumáticos de invierno en lugares fríos:

  • Dispersan el agua más rápidamente.
  • Permiten conducir en superficies mojadas, nevadas, heladas y embarradas sin perder el control del vehículo.
  • Cuentan con mayor tracción en temperaturas bajas.
  • No se endurecen en frío.
  • El vehículo frena con mayor eficacia.
  • Retienen la nieve y mejoran el agarre en superficies con nieve compactada.
  • Evitan el aquaplaning.
  • Funcionan mucho mejor en carreteras frías, incluso aunque estén secas.
  • Se desgastan menos en condiciones desfavorables, por lo que nos permiten ahorrar dinero.

En cualquier caso, es importante que hagamos hincapié en que hablamos de ventajas cuando circulamos por carreteras frías y con barro, nieve, agua o hielo.

En este sentido, conforme la temperatura supera los 10 grados y desaparezcan las inclemencias citadas anteriormente, tendremos que ir pensando en cambiar a los neumáticos de verano, ya que de lo contrario, los neumáticos de invierno se gastarán más de la cuenta con el coste que esto supone.

Es muy importante que compruebes la correcta presión de los neumáticos en invierno

Comprobar la presión de los neumáticos es una tarea que tenemos que realizar de forma habitual, ya que de ello dependerá no solo nuestra seguridad, sino también el desgaste del propio neumático.

Sin embargo, con la llegada del frío y cuando utilizamos los neumáticos de invierno, debemos estar más atentos todavía, ya que un neumático desinflado puede suponer un susto importante.

En este sentido, la presión de los neumáticos de invierno será de aproximadamente 0,2 Bar más que la habitual, aunque por supuesto, esta información la debemos contrastar en el manual de nuestro vehículo por si nuestro modelo requiriese una presión más elevada.

A la hora de garantizar la máxima seguridad y control de nuestro vehículo durante las estaciones más frías, los neumáticos de invierno se convierten en un equipamiento esencial que nos ayudará a movernos con libertad en suelos húmedos, con hielo, nieve e incluso barro, mejorando la frenada y evitando la pérdida de control.