Cuál es el mejor color para tu coche: más allá de gustos

0
72

A la hora de elegir un color para nuestro futuro coche, no solo debemos tener en cuenta aquel que más nos gusta, pues existen otros factores que acompañan a determinados colores que otros no tienen y que pueden suponer todo un acierto, especialmente si atendemos a situaciones como conducir por la noche, aparcar el coche bajo el sol o el precio de reventa del mismo.

Es por esto que conviene saber que el color de un coche va mucho más allá del gusto del propietario y que cada uno de ellos nos ofrecerá unas características diferentes. Entonces ¿cuál es el mejor color para los coches?

Cuál es el mejor color para un coche: algunos consejos

Como curiosidad, cabe mencionar que observando el anuncio de un coche, podremos conocer cuál se espera que sea el color más vendido de dicho vehículo, pues las marcas tienden a mostrar el automóvil con el color que estas creen que se venderá más por lo que, si buscas algo diferente, lo mejor será que no te guíes por modas y spots publicitarios.

Si quieres disimular la suciedad

Si queremos mantener nuestro coche limpio en todo momento, entonces será mejor optar por cualquier color claro y suave que ofrece la marca, como pueden ser los distintos tonos de gris y el color blanco, que es el color de coche más limpio, así como tonos azules o verdes con poca saturación. Por norma general, es más complicado mantener limpio un vehículo con una carrocería pintada de un color oscuro, pues estos son más sensibles a la hora de mantener el brillo natural y el polvo tiende a disimularse peor en estos colores.

Para evitar el calor dentro del habitáculo

En una calurosa tarde de verano, no importará el color que tenga nuestro coche pues, cuando entremos dentro, notaremos una fuerte sensación de calor en cualquier situación. No obstante, existen ciertos colores que permiten mantener el interior del vehículo mejor aislado de las altas temperaturas. De nuevo, son los colores claros los que nos permitirán sufrir menos sofocos a la hora de entrar en el coche después de haberlo tenido aparcado al sol, siendo los tonos oscuros los que más calor absorben al interior.

Para ser mejor vistos por la noche

Cierto es que con las luces encendidas siempre seremos vistos por los demás conductores, pero, de nuevo, existen algunos colores que permiten que el coche sea mejor visto a falta de luz como son, por este orden, el rojo, el blanco y el amarillo. Los colores oscuros vuelven a ser los perjudicados, pues son los que más difícil resulta ver en condiciones de baja visibilidad.

Para vender el coche

A la hora de vender el coche habrá que diferenciar entre el tipo de coche que intentamos vender y el color que este lleva. Por norma general, aquellos vehículos que dispongan de pintura metalizada, con colores no demasiado llamativos, serán los más fáciles de vender y, en muchas ocasiones, aumentarán el precio de reventa del automóvil, siendo los colores más chillones, como el amarillo o el naranja, aquellos que harán que tengamos que esforzarnos más para traspasar con éxito el vehículo a un buen precio.

Como ves, el color de un coche puede llegar a ser un beneficio o un inconveniente a la hora de analizar diferentes factores como la resistencia a la suciedad y al calor, así como su valor de reventa. En este sentido, disponer de un coche blanco son casi todo ventajas. De todos modos, a la hora de elegir el mejor color para un coche, guíate siempre por tu gusto personal, pero prestando también atención a estos consejos.