El renting para particulares conquista el mercado automovilístico en España

0
41952

Con más de 848.000 vehículos, representando el 26% de las matriculaciones y causa de un mayor acceso a la movilidad sostenible, el renting para particulares suma cifras en España. Su accesibilidad y cobertura ha supuesto que su demanda haya crecido de forma exponencial. Más rentables que la compra directa, y con la posibilidad de recurrir a prestaciones este año, un sector cuya presencia y valor se intensifican. Y con razón.  

¿Por qué crece el renting para particulares?

Según la Asociación Española de Renting (AER), el parque de vehículos de renting se ha incrementado un 44% —hasta alcanzar los más de 848.000—, así como sus usuarios se han quintuplicado desde 2015. Y, aunque sus principales usuarios sean las empresas y los autónomos, cada vez más particulares apuestan por esta opción. A ojos de la asociación, dada su mayor rentabilidad, flexibilidad financiera y sus ventajas.

En ese sentido, el punto fuerte para el particular es el acceso a un vehículo nuevo y algunos servicios extra que anteponen el renting para particulares a la compra directa de un vehículo. Como sostiene la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR), ya que el renting permite amoldar los costes a la proporción de uso del vehículo. Aplacándose gracias a los servicios que incluye el renting en su catálogo de ofertas.

Accesibilidad, cobertura y sostenibilidad a bajo coste

Además de la variedad de modelos a escoger —pudiendo cambiar de coche al terminar el contrato, ampliarlo o incluso adquirir dicho vehículo—, sin gastos de mantenimiento ni impuestos y bajo un importe fijo y deducible. Asimismo, el seguro viene incluido en la cuota —normalmente, a todo riesgo. Por lo que, reuniendo esas ventajas de índole económica, el renting para particulares sale ya más a cuenta que la compra directa.

Y eso se aplica también bajo un criterio de sostenibilidad. Donde los conductores, ante las crecientes Zonas de Bajas Emisiones (ZBE), ven en el renting la oportunidad para encauzar una transición al automóvil eléctrico. Más para evitar las futuras sanciones que por voluntad ecologista, la opción preferente para el 55% de sus usuarios, según Coches.net, y la del 74% de los españoles según la empresa de renting Northgate.

En esa misma línea, entre la asequibilidad y la sostenibilidad, cabe decir que también existen distintas prestaciones estatales para el renting de vehículos eléctricos. Dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, la perspectiva sostenible de la movilidad incluye estas ayudas, con fecha límite a finales de 2023 y un presupuesto de 400 millones de euros por ahora, en función de las características del vehículo.  

Un precio que no compromete su seguridad

Otra de las ventajas del renting para particulares es que éste brinda acceso a vehículos más avanzados, pero también más seguros. Una seguridad también manifiesta en los modelos más antiguos de los que dispone el renting para particulares. Gracias a la cobertura del mantenimiento —contra la gran frustración del conductor cuando debe costearlo él mismo— y los criterios de supervisión y acondicionamiento del vehículo.

Como dato de futuro interés, las encuestas de la mencionada empresa también revelan que el 40% de los encuestados valoraría contratar un servicio de renting de vehículos de segunda mano. Sobre todo, para reducir aún más las cuotas frente a los modelos más modernos —por ahora, con perspectivas de rebaja de entre el 10% y el 20%. De nuevo, siendo la cobertura del mantenimiento piedra angular de esta interesante opción.

Radiografía del renting para particulares en España

Según la Asociación Española de Renting de vehículos (AER), a fecha de diciembre de 2022 en España se registró un total de casi 255.000 matriculaciones de vehículos de renting —representando el 26,32% de todas las matriculaciones—, con un 8% más de unidades en su parque de vehículos y una inversión de más de 5.600 millones de euros en su adquisición. Datos que revelan un sector en auge y de creciente demanda.

En cuanto a sus tipologías, la AER apunta que el 83% de los renting matriculados fueron turismos, pese a que, en relación al peso del renting por segmentos, el más representado fue el renting de derivados, furgonetas y pick up (40%), presentando un aumento de 8 puntos respecto a 2021. Y aunque los combustibles predominantes fueron gasolina y diésel, el 32% eran propulsados por energías alternativas, el 9% eléctrica.

A día de hoy, basta con echar un vistazo al mercado para encontrar fantásticas ofertas de renting para particulares por menos de 400€ mensuales. El precio, siempre a partir de las características del contrato y la tipología del vehículo. En su mayoría, sin entrada ni impuestos e incluyendo seguro a todo riesgo, asistencia en carretera, mantenimiento, revisiones, averías y reparaciones. Una realidad cuyo predominio será mayor en breve.