3 consejos para elegir un buen seguro de coches

0
2330

Es normal sentirse tentado por escoger el seguro de coches más barato, sin embargo, hay que tomar una serie de consideraciones para contratar una póliza que cumpla las expectativas y no termine defraudando al asegurado. De mismo modo que al comprar un vehículo no solo hay que fijarse en el precio, al contratar un seguro se debe tener en cuenta algunos aspectos relevantes y esenciales

Existen muchos tipos de seguros de coche, y esto no es casualidad. Tal variedad se debe a la necesidad de cubrir todo tipo de necesidades, ya que cada uno se adapta a diferentes características, tanto de los vehículos como de los conductores. De este modo, no es igual asegurar un coche nuevo que uno con más de diez años, por poner un ejemplo.

Usar un comparador de seguros de coches

En el mercado asegurador hoy día existe una gran competencia. Por este motivo, a la hora de contratar o cuando toque renovar el seguro, lo mejor es realizar una comparativa de precios. No obstante, no tienen ningún sentido contratar el seguro más económico si no cubre las coberturas esperadas y después lamentarse porque la respuesta recibida cuando surgen los problemas no es la que se había imaginado o cabía esperar.

Encontrar el seguro de coche que se adapte perfectamente a los que se busca es posible si se dispone de la información ordenada de forma clara y concisa. Esto poco menos que un sueño hace apenas unos años ya que era imposible que los interesados comparasen por ellos mismos todas las pólizas. De hecho, en la mayoría de los casos se confiaba en que una correduría de seguros ofreciese la mejor opción.

Sin embargo, en la actualidad, es muy fácil comparar seguro de coche de diferentes aseguradoras sin salir de casa, gracias a los comparadores online. Con esta herramienta digital, se pueden analizar fácilmente las coberturas de las pólizas ofrecidas por las principales aseguradoras desde un solo lugar, obteniendo la cobertura que se precise, la mejor calidad del servicio y a un buen precio. 

Elegir la póliza en base al coche que se va asegurar

Siempre se debe asegurar el coche con una póliza que se adapte a sus características, ya que no todos los seguros son recomendables para todos los automóviles.

De este modo, para un vehículo de gama alta, lo mejor es optar por una póliza a todo riesgo. El motivo es que las reparaciones serán muy caras y, en caso de siniestro total, la aseguradora ofrecerá, probablemente una indemnización valorando el coche con su precio de recién salido del concesionario.

Por otro lado, si se tiene un coche más viejo y se tiene la mala suerte de tener un accidente serio, los costes del taller serán más caros que el propio vehículo, por lo que la aseguradora lo puede declarar siniestro total. En esos casos, pagará solo por el valor del vehículo atendiendo a la edad que tiene.

Analizar las coberturas que se necesitan

Antes de comparar seguros de coche es esencial tener claro que coberturas se quieren contratar. Aparte las obligatorias, como la Responsabilidad Civil Obligatoria, existe un gran abanico de posibilidades. Como cabe suponer, a mayor número de coberturas, mayor será el precio del seguro.

Por ejemplo, si no se vive en una zona conflictiva y el coche duerme bajo techo, hay coberturas que se pueden ahorrar, como la de robo.  No obstante, es una decisión particular que debe analizarse con detenimiento.

Conclusión

Siguiendo estos tres consejos se conseguirá el mejor seguro de coches adaptado a lo que realmente se necesita, ni más ni menos, y sin pagar ni un euro de más.

En primer lugar, comparar, pues hay tantos tipos de pólizas y aseguradoras que se van a encontrar con toda seguridad grandes diferencias de coberturas y precios entre unas y otras. Para elegir el seguro que más se adapta a las necesidades personales y las de un coche en particular es necesario informarse y contrastar ofertas de las distintas aseguradoras.

En segundo lugar, tener en cuenta el tipo de coche que se va a asegurar, sus características, valor y antigüedad, pues no es lo mismo asegurar un utilitario con unos cuantos años a sus espaldas que un descapotable de gama alta recién salido del concesionario.

Y, por último, incluir solo aquellas coberturas que se necesiten y se quieran asegurar, pues en demasiadas ocasiones se paga por algunas que son del todo innecesarias.