Tipos de coches híbridos

0
229

 

El mundo de la automoción va hacia la movilidad eléctrica, podemos decir que no es el futuro sino el presente, pero lo cierto es que el cambio es demasiado brusco para muchas personas y que en España tardaremos muchos años en tener la infraestructura necesaria para poder conducir coches 100 % eléctricos.

Una manera de suavizar el cambio y de contaminar menos es pasarse al coche híbrido, una mezcla entre el vehículo de combustión y el eléctrico. Además, existen varios tipos de híbridos, para que cada cliente se quede con el que más le convenza.

Coches híbridos: ¿Cuántos tipos existen?

Hay tres tipos de coches híbridos que son muy distintos entre sí, por lo que hay que conocer bien cuáles son sus características para elegir el que mejor se adapte a nuestras necesidades y a nuestra conducción.

Mild Hybrid

De los tres tipos de híbridos que hay en el mercado estos son los que más se parecen a los coches convencionales, y de hecho hay mucha polémica porque llevan la etiqueta ECO de la DGT.

En estos vehículos tenemos un motor eléctrico muy pequeño que se suele situar pegado a la caja de cambios y que no sirve por sí mismo para mover el automóvil.

Ayuda en las aceleraciones, hace que el arranque sea menos brusco, consigue que el coche ahorre un poco en combustible y que emita menos gases nocivos, aunque lo cierto es que las marcas lo hacen para cumplir el expediente de las emisiones y para que sus vehículos obtengan la etiqueta de la DGT que permite circular aún con restricciones.

Como conductores esta “hibridación ligera” como también se le conoce nos aporta poco en el paso a la conducción eléctrica, pero nos permite tener la etiqueta ECO, que es muy valiosa ahora mismo.

Híbrido convencional

Aquí sí que estamos ante vehículos híbridos de verdad, con un motor eléctrico y una batería que pueden mover por sí mismos el coche siempre que vayamos a una velocidad baja durante una distancia muy corta que no suele superar los 5 km.

Este motor eléctrico entra en funcionamiento cuando le exigimos poco al térmico, como en los atascos, cuando vamos por ciudad o en carretera cuando bajamos una cuesta pronunciada. De hecho, puede apagar el motor de combustión para volver a encenderlo cuando pisemos el acelerador.

La batería que llevan se recarga sola, cuando frenamos, bajamos cuestas o soltamos el acelerador para que baje la velocidad.

Híbridos enchufables

Estos coches tienen un enchufe a través del que podemos recargar su batería, que es más grande que la de los híbridos al igual que su motor eléctrico. Esta es la principal diferencia entre híbrido e híbrido enchufable, ya que mientras en el primero no podemos decidir cuándo recargar la batería en el segundo sí.

Con la batería cargada se pueden recorrer distancias de hasta 50-60 km a velocidades normales, por lo que el ahorro de gasolina se nota mucho sobre todo en aquellos casos en los que nuestras distancias diarias no excedan de la autonomía de la batería.

Como curiosidad, solo Mercedes ofrece híbridos enchufables con motor diésel, ya que en el resto de las marcas son de gasolina.

En el mercado tenemos tres tipos de híbridos, de manera que podemos comprar uno u otro en función de nuestras necesidades, todos con la etiqueta ECO de la DGT que nos da muchas posibilidades a la hora de acceder a las zonas con restricciones como el centro de las ciudades.

Comprar un coche híbrido de segunda mano

En Cochesdeocasión.es tenemos mas de 1.100 coches híbridos de ocasión a la venta, desde un Honda Civic Hybrid, por 5.900 euros, hasta Porsche Turbo S E-Hybrid 680cv, por 148.000 euros.

Consulta todo el catálogo aquí: coches híbridos de segunda mano