Ventajas de tener un coche de empresa y cómo elegirlo

0
95

 

Tener un coche de empresa tiene muchos beneficios, tanto para el empleado como para el empleador. Ahora mismo es algo que los trabajadores valoran mucho y en un contexto en el que los empleados cualificados no abundan quizá es una buena idea comenzar a ofrecerlos, en especial si en nuestra empresa estamos a punto de cambiar los coches.

Si lo miramos desde el lado de la empresa, las ventajas fiscales a la hora de ofrecer este tipo de vehículos son muchas y muy interesantes.

Ventajas de tener un coche de empresa

Aunque la empresa se beneficia fiscalmente al comprar un coche de empresa, lo cierto es que son los trabajadores los que tienen más beneficios.

Posibilidad de usarlo de forma particular

La gran ventaja de un coche de empresa es que esta permita usarlo de manera particular. Hay compañías que no acceden a ello, pero las que quieren tener contentos a sus trabajadores sí que lo hacen.

Esto supone que el empleado se ahorra una gran cantidad de dinero, pues los gastos del coche a excepción de parte del combustible corren por parte de la empresa. A final de año son muchos euros en mantenimiento, seguro, impuestos, averías, etc., que el trabajador no tendrá que pagar.

Estrena un coche cada poco tiempo

El coche de empresa no se suele mantener durante mucho tiempo, pues se les suelen hacer muchos kilómetros y con el paso de estos las averías comienzan a dar la cara.

Además, casi siempre se adquieren mediante renting o similares, por lo que los empleados cambian de coche cada cuatro o cinco años, algo que no se suele hacer a nivel particular, ya que los vehículos se utilizan, mínimo, hasta que tienen diez años.

Cómo elegir el coche de empresa perfecto

La elección de un coche de empresa tiene poco que ver con la compra que hace un particular, aunque sí que hay algunos puntos en común como la búsqueda de la fiabilidad.

Fiabilidad

Cuando se compra un coche nuevo a nivel particular la fiabilidad es muy importante, o al menos debería ser el primer punto en el que fijarse.

Si hablamos de coches para empresas este punto es el principal, pues son coches que se van a usar para trabajar y que no pueden estar parados porque eso cuesta dinero.

Imagen

La imagen de los coches de empresa es trascendental, sobre todo cuando se trata de altos cargos o de alguien cuyo trabajo va a generar muchos beneficios.

Que un directivo acuda a una reunión en utilitario no deja bien a la compañía para la que trabaja, y de ahí que en estos casos se deban escoger coches de los denominados “de representación”.

Posventa

Por fiable que sea el vehículo escogido siempre se puede estropear y aunque no lo haga tendrá que pasar por el taller para el mantenimiento.

De esta manera, es necesario escoger marcas que tengan un servicio posventa cercano y de calidad, para que nos atiendan cuanto antes cuando llevemos el vehículo y nuestros empleados puedan seguir trabajando.

El coche de empresa es una buena recompensa para los empleados, sobre todo si se les permite usarlo fuera del trabajo. Es una forma de reconocer su buen hacer en la compañía, la cual también se beneficia con reducciones fiscales, pagando menos impuestos.